Sado Medical

On 7 julio, 2010

[slideshow]

Esta vez será diferente:

Lo primero que haré será anular tu siempre desafiante masculinidad y lo haré con la ayuda de un juguete que ya conoces bien, pero al que no te acabas de acostumbrar; diría más, la odias desde el instante en que por primera vez la use en ti.
Y es que mi juguete de látex te hace sentir indefenso. Te obliga a llevar tu miembro retorcido en su interior y es doloroso.
Pero no es el dolor ¿verdad?. Lo que en realidad te asusta es la indefensión.
Y es que en ese estado de abandono de la voluntad, de impotencia, te diriges directamente a la sumisión.

Ya esta… tu miembro ahora se halla encerrado y, en su lugar, un objeto aplasta y anula tu orgullo.
Ahora es cuando pienso torturarte. En ese estado lo soportaras todo. Lo harás porque no puedes sublevarte, ya no existe esa posibilidad.

Odias la vagina de látex. También porque te impide la erección, pero no te das cuenta de que en realidad te libera la mente, gracias a ella te abres a mí, a mis perversiones, a mis caprichos. Te libero de prejuicios, quitandote  la posibilidad de sentir como hombre, estas en el estado que quiero, ya no eres un hombre, no eres una mujer, no lo pretendo, no tiene sexo, solo eres lo que he querido hacer de ti.

Usaré una mascara que se ajuste perfectamente a tu cara, para controlar tu respiración. La enchufaré a la maquina inhaladora y depositare unas gotas de mi orina en el respirador y, cuando te lo  permita,  inspirarás  mi olor que inundara tu nariz y después tus pulmones.

Respiras lo que yo quiera. Cuando yo quiera.

Es el momento, ahora relájate.  Cuesta acostumbrarse, lo sé, debes obedecer, yo te enseñaré a controlar,  Deberás  “absorber’ el oxigeno en cuanto tengas oportunidad. Entonces, escucharas el ruido rítmico de tu respiración que retumbara en tu cerebro.
Tendrás que concentrarte en respirar. -¿Es extraño, verdad? Tanto esfuerzo y sólo para respirar. Te sientes cansado. Ese continuo silbido en tu cabeza.
Sólo con un dedo te puedo ahogar… Un segundo, dos, tres, cuatro…hasta que yo quiera sin aire… Ahora.
Estás tan  centrado en tu respiración que no te das cuenta de que un nuevo objeto está entrando en tu ano.
Absorbes con desesperación el aire. Has relajado involuntariamente tu esfínter. Ya estoy dentro de ti.. Mas fácil de lo que creías.
No te lo esperabas. Tu ano se relaja cuando aspiras con fuerza
No te preocupes, te acostumbrarás y te gustara sentirte lleno, ya lo veras.

!Relájate¡… Deseo todo el dildo dentro.

Enviado desde mi iPad

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies