Mistress Lucrezia

On 18 septiembre, 2010

Dominatrix Lucrezia

La muerte de un cliente durante o justo después de una sesión de BDSM es probablemente la peor pesadilla de cualquier domina profesional

La verdad, es que es un acontecimiento muy raro. Pero cuando pasa – como al parecer sucedió el pasado martes en el calabozo de la famosa mistress belga, Lucrecia, una cosa es cierta: no pasara inadvertido para los medios de comunicación de todo el mundo.

Sobre todo cuando el fallecido es un personaje público o un destacado hombre de negocios – en este caso Robin Mortimer, el jefe del equipo británico de coches de competicion “RPM Motorsport”.

Este tipo de historias con detalles truculentos son por lo general muy amados por los periodistas sensacionalistas, pero que sin duda, también hacen aumentar la tirada de forma irresistible a los editores de la prensa mas seria.

Asi es como la muerte de Mortimer, en el local de Lucrecia, en la localidad belga de Sint-Job-en-‘t-Goor, cerca de Amberes, fue cubierta ampliamente el viernes, cuando las agencias de noticias de lengua inglesas usaron una historia que Press Association transmitia reflejando un reportaje de un periódico belga.

La historia contenía todos los ingredientes para tener la máxima audiencia. El sexo, la crueldad, la perversión y la muerte en una aldea tranquila, un respetable hombre de negocios casado con una mujer inválida que no sabía nada acerca de sus preferencias … y, por último pero no menos importante, algunos vecinos de muy mal humor. ¿Qué más (por desgracia para los implicados) podría alguien desgraciadamente pedir?

Los hechos básicos parecen ser que el señor Mortimer, de 58 años, hizo una parada en la casa de Lucrecia el pasado martes (22 de junio), mientras se dirigía con su equipo al circuito belga de Spa-Francorchamps, donde su hijo Alex debería haber  competido este fin de semana en el campeonato de GT Internacional.

Mortimer parece que colapso en la ducha después de una sesión con Lucrecia y otra Domina, Mistress Juno. La mujer llamó a una ambulancia, y ambas dominas fueron detenidas. Se les ha acusado de “asalto y agresión con resultado de muerte, sin intención de matar”.

El informe original cita la especulación por parte del fiscal de Amberes de que el señor Mortimer podría haber muerto tras recibir óxido nitroso (gas de la risa), o que podría haberse “atragantado con una pelota de goma”. La causa exacta de la muerte será solo establecida por una autopsia, cuyos resultados son inminentes.

Estos simples datos iniciales fueron suficientes para desatar a los diversos equipos informativos, principalmente para excavar más información sobre los antecedentes de Lucrecia, y ver qué material jugoso adicional podrían encontrar para adornar por su cuenta la noticia original.

En este caso, los hechos reales no permitían una buena historia, y algunas de los detalles serian muy divertidos si no fuera porque alguien había muerto realmente y dos personas de la comunidad BDSM estaban detenidas por la policía, acusadas de algo parecido a homicidio involuntario.

Todos los reporteros fueron a la página web de Lucrecia (actualmente offline), donde obtuvieron detalles coloridos de su modus operandi profesional. Muchos destacan su slogan o pretensión de ser “una sádica de la peor clase”, y todo esto fue corroborado por el descubrimiento en su mazmorra de lo según la  policía era uno de los equipos sadomasoquistas más extremos que jamás habían visto.

Si seguramente te estas preguntando por que tipo de diabólicos aparatos exactamente hacen referencia, aquí va un ejemplo dado por la mayoría de los artículos: “una máquina de vacío, para el cierre de los clientes en una película transparente, herméticamente cerrados”. Wow – difícil imaginar algo más extremo que eso!

Por supuesto, todo el mundo quería descubrir la verdadera identidad de Lucrecia, que fue dada por la policía sólo como “Ira VD”. Enhorabuena, entonces, al Daily Mail, que escabando,  da en el clavo, y revela que su verdadero nombre era Ira Van Damm.

Bueno, todo esto tiene sentido para los Belgas que al parecer tienen todos el mismo apellido. Después de todo, que apellido necesitarian en un país en el que el plato nacional es el chocolate untado en mahonesa?

De todos modos, es bueno saber que el autentico nombre de Ira, no era exactamente uno de los mejores secretos del mundo, pero todo esto da una apariencia de rigurosa investigación periodística.

De las entradas on line de la pagina de Lucrecia se desprende que había actuado en los clubs londinenses de Subversion y RUB y que también había hecho sesiones en un estudio SM de Warwickshire

De todas formas, estos no son “Clubs de Bondage” como muchos dicen; ademas Ira no “actuaba en clubs de Londres y Warwickshire” como sostiene el Mail; y ella no se “jacta de tener actividades en Warwickshire” como destaca el Sun. Para el articulo del Sun, sin embargo, la guinda del pastel fue descubrir que Lucrecia habría molestado a sus vecinos con su actividad.

Debiò ser sin duda algo horroroso para esta mujer que después de que la Mistress se instalo en el vecindario, según una vecina, “empezaron a llegar coches caros, de los cuales, algunos con matriculas extranjeras”

O como sucede en la serie televisiva británica “Carry On” gente vestida de forma particular empezaron a pasar delante de su puerta porque buscaban la casa.

Pero sin duda el colmo llegaría cuando la Mistress empezó a realizar  sesiones SM en el jardín. Según un articulo del Sun, que incluye una foto de Lucrecia aparentemente golpeando con una caña a un esclavo (al que no se le ve) en el patio trasero de la casa -fotografia realizada tan solo días antes por un “investigador” en un intento de combatir este lugar del vicio.

El “investigador” (un término técnico que, nosotros, los periodistas, utilizamos a veces para mencionar a un vecino fisgando por la ventana de una habitación) le dijo al Sun que el esclavo fue sujetado con “correas de cuero atadas a sus tobillos” y que ademas “llevaba un collar de perro” y que fue golpeado con una can’a de metal hasta que su piel se volvió roja”

Este observador no identificado, supuestamente agregó: “Teníamos de que alguien moriría en cualquier momento – ahora alguien lo ha hecho”. ¿No es maravilloso cuando alguien, ahí en medio de todo esto te dice algo así? Con esto, ademas, te ahorras el tener que hacer un montaje

Por supuesto, nada de todo esto tiene una pizca de divertido para las personas involucradas. Es un trágico desenlace que nadie había previsto, ni las mistress, ni el cliente, ni la familia del cliente.

Nuestro cariño no va solo a la familia de Robin Mortimer, que se enfrenta a las consecuencias de un luto inesperado, sino también a Lucrecia y Juno, que ahora deben enfrentarse a las consecuencias jurídicas de una sesión que salió horriblemente mal.

LINKS:

“The Fetishistas”

El articulo en el tabloide “The Sun

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies