La Esclavitud de Luis Tercera Parte

On 24 junio, 2011

Luis se encontraba de rodillas con las manos atadas en su espalda, con un dildo  introducido en el ano y portando  un dispositivo de castidad  en su polla, dentro de un celda que apenas media 1,5 m de altura (lo que le impedía estar erguido) por 1,5 de largo (lo que le impedía estar tumbado y estirado).La única postura medianamente cómoda que consiguió, fue tumbarse de costado sobre su lado dcho. y con las piernas flexionadas, casi en posición fetal

Poco a paco sus ojos se fueron acostumbrando a la oscuridad y se dió cuenta, que, lo que desde fuera parecían, 2 celdas contiguas, en realidad era, una única celda, separada en dos por unos barrotes de hierro, que iban desde abajo hasta arriba, y que cada uno de estos habitáculos tenía su propia puerta de entrada. Además cada uno de ellos estaba separado horizontalmente en dos, de manera que en conjunto constituían 4 jaulas. Luis se percató, que en la jaula de su izquierda dormía el esclavo que le había chupado la polla.

Realmente Luis no podía decir cuanto tiempo llevaba en aquella casa, pero lo que si podía era decir que estaba asombrado de lo que le estaba ocurriendo y sobre todo lo que estaba disfrutando. Nunca en su vida había estado tan excitado. Durante toda la noche tuvo erecciones solo limitadas, por el dispositivo de castidad. Solo pensaba en adorar los pies de Mistress Natalie y encima, la sensación de ser tratado como un perro encerrado en una jaula-celda, con otro esclavo a menos de un metro le fascinaba. Luis no se lo podía creer, pero había descubierto el BDSM. Con estos pensamientos se quedó dormido.

El nuevo y flamante sumiso Luis, fue despertado por Jaime que abrió la puerta de la celda y dijo:

-Luis, sal de ahí, tus 8 horas de esclavitud, tal y como dijo la Señora, se han acabado. Aquí tienes tu ropa-dijo señalando la ropa que Luis portaba el día anterior, que estaba perfectamente plegada encima de una banqueta- y fuera de la mazmorra, justo a la derecha, tienes un cuarto de baño donde ducharte y asearte. Cuando acabes, sube al piso de arriba para desayunar. La Señora ya se ha ido

Jaime le desató las manos de la espalda, y le retiró el dildo y el dispositivo de castidad. También, retiró las muñequeras y tobilleras. Luis se incorporó a a bipedestación bastante dolorido (y decepcionado por la ausencia de Mistress Natalie) recogió su ropa y se dirigió al cuarto de baño, donde se duchó. Tanto, durante la ducha como durante su aseo corporal, se dio cuenta de las marcas de latigazos por su torso y la simple visión de los mismos, le generó una erección y le recordó todo lo sufrido.

Una vez limpio, subió al piso de arriba y Jaime le llevo el desayuno a la sala donde fue recibido la noche anterior. Intentó entablar conversación con Jaime, pero éste le dijo que no estaba autorizado a comunicarse con el, y que cuando acabase de desayunar le llevaría a su Hotel. Efectivamente, una vez acabado el desayuno, Jaime trasladó, en el mismo coche que la víspera, a Luis a su Hotel en el centro de Bilbao. Dándole las gracias, abandonó el vehiculo y entró en el Hotel, se acercó a recepción, donde pidió las llaves de su habitación y allí, le entregaron las llaves y un sobre pequeño que había dejado una elegante Señora. Luis recogió el sobre y no tenía ningún remitente. Nervioso subió a la habitación y una vez sentado en su cama, abrió el sobre y leyó:

¨Hola esclavo:

Supongo que estarás dolorido y a la vez excitado y satisfecho por la inesperada noche que has pasado. Tal y como has comprobado, soy cruel, sádica y disfruto con el sufrimiento y humillación de las criaturas masculinas, que estáis en este mundo para servirnos a mujeres como Yo. La Dominación Femenina, es mi filosofía de vida, y tal y como has visto, poseo esclavos personales permanentemente a mi servicio.

Si estas interesado en dicha filosofía, insisto, solo si estas interesado en vivir el régimen de Dominación Femenina, llama al teléfono 649…, solicitando una entrevista, con tono humilde y educado.

Si no te interesa , encantada de haberte azotado.

FDO: Mistress Natalie¨

Luis, que para el segundo párrafo ya se encontraba en erección, no dudó  un instante acerca de solicitar una cita con aquella Dama, de tal manera que inmediatamente cogió su móvil y marcó el número indicado. Al tercer tono de llamada, contestó una voz femenina:

-Dígame

– Mistress  Natalie, soy Luis

-Ah, aspirante a nuevo esclavo-afirmó la Señora –veo que te ha gustado y estas interesado en la Dominacion Femenina-continuó diciendo-Mira, me gustaría hablar largo y tendido, despacio y con tranquilidad, antes de que vuelvas mañana a Madrid. Así que en 1 hora, uno de mis esclavos te recogerá en el Hotel .Antes de venir, depílate el vello pubiano y ven sin ropa interior – ordenó antes de colgar

Luís, presa de una excitación enorme, se quedó alucinado.¿Por que Mistress Natalie sabía que era de Madrid?.¿Por que sabía que se iba al día siguiente?. De cualquier forma, y como un autómata, obedeció, fué al cuarto de baño, donde se rasuró cuidadosamente toda la zona genital y anal. Cuando acabó su depilación se excitó tanto por verse depilado que se masturbó inmediatamente. Luego, se dió una ducha, y bajó al hall del hotel.

A los cinco minutos de esperar en el hall, llegó Arturo (el chofer de Mistress Natalie, al que conoció  la noche anterior en el bar de copas),quien le indicó con un gesto de mano que le siguiese al vehiculo. Le abrió la puerta de atrás y le dijo:

-Entra, por favor.

Durante el viaje, el chofer apenas despegó los labios y cuando lo hizo fue para advertir a Luis, que fuese humilde con la Señora, que desde el primer momento estuviese de rodillas y que le besara los pies en señal de saludo y sumisión al coincidir con Ella en cualquier estancia.

Al llegar a la Villa, Luis fue conducido por Arturo a la sala

CONTINUARA

Puedes Leer Los relatos Anteriores:

La Esclavitud de Luis 

La Esclavitud de Luis Segunda Parte

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies