Atrapado en mis tacones

On 3 enero, 2011

Respuesta a una entrada en Facebook de un seguidor que por un instante creyó reconocerme por unos zapatos en algún aeropuerto. Imagino su excitación.

“Me encuentro en un aeropuerto del centro de Europa, varios vuelos salen con retraso y hay caos en el terminal pero al menos el wifi funciona. Sentado en el suelo, delante mio noto unos tacones maravillosos y unas suelas rojas. Mi corazón da un vuelco. Alzo los ojos siguiendo las piernas pero no puede ser Usted, aunque si por un instante lo he creído.
Encontrarla en uno de sus viajes, subida en unos de sus maravillosos zapatos de tacón…
Y es que, además la posición también era propicia…
A sus pies
Sinnerman”

– Ahora ya tienes algo en que pensar… Es fácil meterse en tu cabeza. No tengo que hacer el más mínimo esfuerzo.

Un nuevo reflejo condiciona tu placer: asocias mis zapatos a tu actitud sumisa, ahora la vista de cualquier mujer que use zapatos como los que te has acostumbrado ver en mí, turbara tu mente, te excitarás, sentirás la boca seca, tu escroto que se dilata, y tu bragueta a punto de estallar.

Por un instante. esos zapatos te evocaran a mí.

No lo has mencionado, pero seguro que tu miembro ha reaccionado… te has puesto duro… No hace falta que lo digas, puedo imaginarlo.

…Y aun no has visto ni has escuchado mis pasos.

Otras entradas relacionadas:

La semilla

Marcas Imborrables



Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies