La Esclavitud de Luis (Relato de mi esclavo luis)

On 20 febrero, 2011

Primera parte

Luis era un joven de 23 años bien parecido, con cuerpo atlético y acababa   completar una brillante carrera de Ingeniería de Obra Civil. Durante estos  años toda su dedicación había sido el estudio de la carrera, interrumpido ocasionalmente por la práctica de deportes que le apasionaban como el esquí, el tenis y el Rugby. También le gustaban las chicas y como era bien parecido e ingenioso y agudo en sus comentarios, éstas se le daban bastante bien y habitualmente las usaba durante 2-3 meses y luego el romance fracasaba, más por falta de dedicación que por mala intención.

En estos momentos Luis estaba en Bilbao pasando unos días de vacaciones con un grupo de amigos vascos que conoció durante la carrera y estaban de juerga en juerga, como corresponde a estudiantes que han finalizado los estudios. Uno de eso días y junto con sus amigos, fue a cenar a uno de los muchos y buenos restaurantes de la ciudad. Mientras cenaba, se fijo en una pareja de una mesa cercana, formada por una bella señora, morena, elegantemente vestida, con medias con costura posterior y sandalias con tacón de 10 cm que guardaban en su interior lo que parecían unos hermosos pies y con Ella se encontraba  un varón de unos 45 años, permanentemente en silencio y transmitiendo una actitud de sumisión.

Luis, era un hombre de ideas liberales y mentalidad abierta, con amplia experiencia en la esfera sexual, le gustaban los tacones altos, las medias con costura atrás, los pies bien cuidados, e interpretaba todo ello como fetiches y fantasías sexuales comunes a todos los mortales, pero  nunca se había sentido atraído por el  mundo BDSM. Sin embargo, percibió que en aquella pareja de al lado, existía una relación de dominación sumisión, y ese pensamiento le llevó a tener una erección. Rápidamente intentó alejar el pensamiento, consiguiendo contener su erección, pero cada poco tiempo sus ojos se desviaban instintivamente a los pies de aquella bella y elegante Señora. Por fin la pareja, acabó la cena y tras abonar el cabalero la cuenta, retiró la silla de la Señora y ambos se fueron por la puerta. Luis respiró hondo y ya pudo acabar de cenar tranquilo.

Cuando acabaron de cenar, uno de sus amigos, propuso tomar una copa tranquila en un Pub cercano (era la primera noche de copa tranquila) y todos aceptaron con la intención de retirarse temprano. Al entrar en el Pub, Luis se sobresalto al ver de nuevo a la pareja del restaurante, en la barra del bar, esta vez Ella sentada en un taburete con las piernas cruzadas y balanceando la sandalia de su pie izquierdo, mientras el permanecía de pie. Ella estaba tomando una copa, mientras fumaba un cigarrillo y el estaba firme en silencio.  A Luis se le desviaba la mirada constantemente al pie semidescalzo de la Dama mientras que su polla se iba poniendo a cien, razón por la que ni disfrutaba de la copa ni de la conversación con los amigos. Al final decidió, ir al cuarto de baño donde malamente pudo orinar por la erección que sufría. A la salida del cuarto de baño, se encontró cara a cara con la Señora, quien le dijo:

-Has tardado mucho en el WC. Espero que no te hayas masturbado porque quiero disfrutar de ti esta noche- Luis intentaba balbucear algo cuando la Señora le corto -No te hagas el sorprendido porque te he visto tanto en el Restaurante como aquí mirar fascinado mis pies. Hoy vas a ser mío.

-Encantado-acertó a decir Luis –Pero su acompañante…

-Mi acompañante, es mi sirviente-le corto la Señora- y hará lo que yo le ordene. Tú vendrás conmigo, sígueme.

Sin explicarse como pero atraído por un magnetismo irresistible, Luis se despidió de sus amigos y siguió a la Señora fuera del Pub donde el acompañante les estaba esperando en el interior de una berlina de alta gama. Salió del vehiculo y abrió la puerta trasera del coche para que entrase la Señora y posteriormente Luis. Cerró la puerta y se introdujo en el puesto el conductor. Entonces la Señora dijo:

-Esclavo, vamos a mi casa-y dirigiéndose a Luis dijo-Como ves, me gusta la dominación y por lo que intuyo a ti también la sumisión-y le entregó un cuestionario de al menos 4 hojas acerca de fantasías sexuales, que le ordenó rellenar durante el viaje.

Luis recogió el cuestionario y antes de empezar a leerlo dijo:

-Me lamo Luis-mientras extendía la mano en señal de saludo

-Limítate a leer, Luis-contestó Ella

Tras 10 minutos de viaje llegaron a una villa a las afueras de Bilbao, donde se abrió una verja de acceso y por un camino de grijo llegaron a la puerta principal. Una vez allí, el Chofer abrió las dos puertas traseras y descendieron del vehiculo. La Señora tocó el timbre y un hombre vestido de mayordomo abrió  la puerta y les introdujo dentro de la casa. Una vez dentro, la Señora dijo:

-Jaime acompaña al invitado a la Biblioteca, sírvele un Gin Tonic y recoge el cuestionario cuando acabe, que me voy a dar un baño.

Luis siguió al mayordomo y  cuando acabó de de rellenar todas las preguntas, devolvió el formulario al mayordomo.

A los 30 minutos, y mientras, se preguntaba que pintaba allí, apareció la Señora con un vestido negro muy ceñido, sin medias y con las mismas sandalias que permitían ver los hermosos dedos de sus pies  cuyas uñas estaba pintadas de rojo y dijo:

-Bien Luis, hemos valorado tus respuestas y el perfil resultante es el de un potencial esclavo 24/7 (que significa esclavitud completa 24 horas al día 7 días a la semana). Es probable que tú no lo sepas, pero me han bastado tus miradas a los pies para darme cuenta el sumiso que llevas dentro. En esta Casa en particular y en mi vida en general, se vive bajo las reglas de la Dominación Femenina pero nadie está obligado. Todos mis esclavos están voluntariamente una vez que han sido domados y educados por mí. Mi objetivo en la vida es identificar a sumisos como tú, domaros, y convertiros en mis esclavos, hasta un punto en que me rogáis humillaros más y más. Te aseguro mucho placer si pruebas, pero si pruebas, no habrá marcha atrás, te convertiré en una piltrafa humana. Tienes 15 minutos para decidirte. Si dices que no quieres probar, Arturo te devolverá al Centro de Bilbao – y dicho esto, salió de la sala.

Luis se quedo pensando, entre asustado y excitado pero la idea de estar con aquella belleza le atraía demasiado y al fin y al cabo, tenía pinta de un juego.Así que decidió probar.

Cuando volvió la Señora dijo:

-¿y bien?

-Voy a probar contesto Luis.

-Perfecto-dijo la Señora, y continuó- A partir de ahora, ante mi, siempre de rodillas esclavo- Agarró a Luis del cuello y le puso de rodillas- Mi nombre es Mistress Natalie y a partir de ahora deberás llamarme  ¨Mi Ama¨. Besa mis pies-ordenó

Luis se negó y a continuación, Mistress Natalie llamo al mayordomo y dijo:

-Jaime lleva al nuevo esclavo al sótano, que me espere desnudo y encadenado. Pagará cara su osadía- Dijo mientras salía por la puerta.

Jaime le indicó a Luis que le siguiera y Luis le siguió bajando unas escaleras hasta que llegaron a una puerta de madera, que al abrirla  entraron en una mazmorra que Luis jamás habría imaginado .Mientras repasaba con la vista, todos y cada uno de los detalles, escuchó la voz de Jaime:

-Al suelo de rodillas, esclavo. Quítate toda la ropa incluyendo la ropa interior y déjala en el suelo y luego espera de rodillas a que venga tu AMA. Vamos perro, obedece.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies