Creando Necesidad por la Penetración Anal

On 12 marzo, 2018

He empezado a implementar una nueva técnica de penetración anal, con el único propósito de que mis criaturas encuentren en dicha penetración su única fuente de desahogo.

No es para nadie un secreto que los sumisos están siempre cachondos, buscan constantemente estímulos para sus fantasías, y la mayoría casi siempre los más machitos, se masturban con frecuencia, algunos de ellos más de dos veces en un mismo día.

Toda esa energía producida por la excitación es desperdiciada en el momento de la eyaculación. Lo sé y es por eso que no permito que mis esclavos, sumisos y putitas busquen ningún tipo de satisfacción genital.

Aunque ellos no lo saben o no pueden comprenderlo, es precisamente esa prohibición lo que los convierte en seres mucho más receptivos, atentos y serviles. Criaturas en un continuo estado de excitación y frustración.

Cuando mis esclavos se encuentran en ese fase, completamente vulnerables, es cuando obtienen toda mi atención. En ese momento, resulta muy fácil introducir nuevas y por supuesto perversas ideas en sus mentes; pronto aceptan e incluso anhelan cualquier castigo o condición tan solo para obtener el alivio que necesitan.

Una de mis mayores satisfacciones llega cuando los esclavos sometidos piensan que esas fantasías son propias, algo que ocurre a menudo.

En todos los casos es sólo cuestión de tiempo que las criaturas masculinas abandonen la lucha por mantener su voluntad y cuando por fin se rompen y se entregan les doy el mejor placer de sus vidas; pero no el placer al que están acostumbrados, yo les proporciono un placer diferente, un placer oscuro y muy superior que va en función de su entrega y de mi propio placer, por eso vuelven a por más.

Tengo siempre preparadas unas cuantas bolas de Crisco en el congelador de mi nevera, que uso para lubricar, proteger y preparar los delicados esfínteres de mis esclavitos cuando voy a penetrarlos durante un largo periodo de tiempo y/o cuando pienso usar mi mano o dildos más grandes… Ellos ya imaginan lo que les espera… puedo notar cómo se aceleran sus pulsaciones y sus pollas gotean sólo con ver el recipiente con las bolitas blancas en mis manos.

En esta ocasión introduzco cinco bolas de Crisco para que el culo de mi esclavo se comporte como una elástica y profunda vagina. Y ya lubricado, elijo un dildo no demasiado pequeño de entre varios preseleccionados con anterioridad por ambos… Se lo enseño mientras lo lubrico y le advierto que voy a introducirlo muy lentamente pero que en esta ocasión deseo que ponga todo su empeño en impedir ser llenado, él obedece, y empuja sin éxito… Mi pobre esclavo no sabe que su esfuerzo no sólo es inútil, sino que además ese gesto abre sus esfínteres y antes de que pueda darse cuenta el dildo se ha clavado por completo en su interior…

Pero mi perverso juego no ha hecho nada más que empezar… En poco tiempo mi esclavito se ha acostumbrado a la sensación de sentirse completamente abierto y lleno, precisamente en ese momento, justo cuando no desea ser más que una puta en mis manos le animo a permanecer lleno, le indico que procure mantener el dildo en su interior mientras yo lo extraigo, y como es de esperarse, una vez más el esclavo pierde en el pulso; el dildo ahora se encuentra fuera y listo para empezar de nuevo la partida.

Hago esto en repetidas ocasiones, con toda tranquilidad, durante mucho tiempo.

 

Mi nueva perversión no solo les agota físicamente, sino que además rompe sus frágiles voluntades…

¿Jugamos?

Compruébalo en mi video: Creating An Appetite for Anal

 

 

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies