Caso 32. El sujeto antonio

On 13 febrero, 2011

Se cumplen dos meses de experimento.


Antonio es mi experimento, mi conejillo de indias.
Me propuse explorar con él nuevos horizontes en el BDSM.

Aunque es la primera vez que se acerca al mundo de la dominación femenina y ha manifestado no ser capaz de soportar el dolor, varias cartas suyas me han hecho entender que se encuentra  preparado y su deseo de entrega es real.

Antes de comenzar el experimento, le he ordenado masturbarse  durante dos semanas, todos los días, siempre a la misma hora  y le he dicho que  debía hacerlo usando siempre unos guantes de látex que le he dejado.

Ya el primer día de la segunda semana me confeso que con sólo enfundarse los guantes su miembro reaccionaba poniéndose erecto.
Desde hace 5 semanas, antonio  lleva un CB curve. Un mecanismo de castidad ideal para el uso continuado en condiciones higiénicas y cómodas.
Antes de irse a dormir, debe colocarse un estimulador prostático y tenerlo puesto en su esfínter durante una hora. No le he explicado su función, simplemente le he ordenado introducirlo y dejarlo puesto. También en este caso debe usar los guantes de látex.

Hemos fijado una sesión de control semanal en mi estudio.
Durante estas sesiones me cuenta lo ocurrido durante la semana, mientras lo hace lo invito a estirarse en la camilla ginecológica que se encuentra en mi la sala medica, vendo sus ojos para evitar que se distraiga y, mientras continua hablando, yo manipulo sus genitales encerrados y su esfínter con el fin de unir su placer con el dolor, le  animo a esforzarse y abrirse mentalmente y darme el mayor número de detalles posibles.

Las primeras veces le pedía que me explicase con detalle las sensaciones de llevar el arnés, lo que sentía al introducirse el dildo, cual era la reacción de su cuerpo cuando el objeto estaba dentro (él aun no sabia que se trataba de un estimulador prostático).
He empezado a notar los efectos de la castidad forzada y de la frustración en su cerebro y, ante mis manipulaciones, su conversación empieza a ser fluida y sin tabúes, me empieza a hablar de sus experiencias sexuales y fantasías desde la adolescencia.

Esta semana, después de haberse familiarizado perfectamente con el masajeador, ha aprendido cómo lo debe usar, ha entendido que con él drena su liquido blanco sin necesidad del orgasmo claro está, imagino que esta siendo una situación frustrante, tanto deseo acumulado y un placer continuo pero nada explosivo, algo a lo que no estaba acostumbrado. Continua llevando el CB puesto.

Sé que aun puede hacerlo mejor con resultados aun más satisfactorios e inmediatos.

Esta semana deberá introducirse el masajeador una sola vez, pero deberá hacerlo en la posición que le he indicado y realizar las contracciones de su esfínter tal y como ha aprendido.

Iré escribiendo aquí pequeños detalles de mi experimento…

 

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies