Humillado, recluido y torturado.

On 5 enero, 2011
Preparada para una fiesta privada. 

Mi traje, un ajustado catsuit con escote pronunciado, ha sido debidamente abrillantado.

Mis zapatos de salón, con tacón de 14 cms, impecables hasta la suela.

Mi pelo recogido deja al descubierto mi cuello y espalda…
Tu no vienes…

Pero lo he preparado todo para que tu también tengas una noche entretenida….

Ya sabes que no podrás descansar.
Has visto como te preparaba, instalando el dispositivo de electroestimulación que te proporciona fuertes pinchazos y que yo activo sólo con llamar a tu teléfono móvil.
Te puedo ”estimular”  tantas veces como me apetezca. No sé cuantas necesitaras. No quiero que pienses que me he olvidado de ti…

Tengo una duda, qué puede ser peor el dolor en sí mismo o saber que puede llegar en cualquier momento.


Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies