Klismaphilia

On 15 Octubre, 2014

La tortura puede ser también una lucha silenciosa dentro de ti mismo.

Una lucha contra el dolor, o contra la evidente excitación que no puedes negar…

El “un poquito más” pueden ser las palabras más duras que puedes escuchar mientras recibes uno de mis enemas… Es comprensible, las molestias se unen al estrés, al dolor intermitente, al miedo a no ser capaz de resistir.

Observo tus reacciones y me divierto experimentando con diferentes mezclas… cocteles que hinchan tu abdomen con precisas e inocentes cantidades de líquido.

Simples enemas de soluciones isotónicas me permiten llenarte con litros de liquido con total seguridad, incluso puede llegar a ser agradable, mi querido esclavo. Pero una pequeña dosis de limón puede cambiarlo todo, ya que los dolores y espasmos no se hacen esperar.

Sabes cuándo empieza, pero no sabes en qué momento terminará. No imaginas cuanto voy a llenarte, ni el modo en que mis enemas te afectarán. Eres mi juguete, un interesante experimento.

Siempre es divertido jugar con tus expectativas…

Te tranquilizo enseñándote lo que será un pequeño enema de introducción. No sabes nada de azúcares, ni de reacciones químicas. Solo puedes sentir como tu abdomen se hincha inmediatamente… Sufres tanto ¿verdad?, pero tu miembro te delata. Gozas tanto de ese modo. Ves como te reduzco y, sin embargo, no puedes negar la excitación.

 

 

Uso los enemas no solo para preparar los culos de mis esclavos para la penetración, lo hago también para reducirles, humillarles y follar sus estrechos cerebros.

 

Pero un enema puede ser también un valioso premio para mis criaturas, si esta compuesto por mi lluvia dorada, en cuyo caso, limpio antes sus intestinos y les preparo para llevar mi esencia dentro de ellos.

Es un tratamiento especial, como especial es mi lluvia dorada, caliente, recién producida para ellos.

Una vez dentro de sus cuerpos, deben retenerla, evitar perder ni una gota.

Si lo hacen bien, parte de mi orina inyectada no sale. Sus cuerpos absorben parte de mi esencia, algo de lo que estar muy orgullosos.

 

Por medio de los enemas hago que mis esclavos relacionen la sensación de estar llenos de liquido con el placer. La humillación del tratamiento con el placer. La sumisión con el placer. Les hago adictos, dependientes de mis enemas.

En poco tiempo pasan del rechazo y la aprensión a la excitación con tan solo ver las bolsas y las cánulas.

KlismaphiliaLa Clismafilia consiste en la excitación sexual que se obtiene al recibir o introducir líquidos en el recto y el colon a través del ano. Se trata de una parafilia que a menudo implica el uso de enemas.

El término Klismaphilia fue acuñado en 1973 por el Dr. Joanne Denko… leer más.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies